jueves, 29 de marzo de 2012

La Magia del Lenguaje



“El mundo no es como es, sino como somos”

 Hugo Ramírez Ospina desarrolla en su libro La Magia del lenguaje sus ideas acerca de la manera de observar, percibir y decir del ser humano. Sustentado en la Ontología del Lenguaje de Echeverría propone cuatro historias o niveles de percepción que nos permiten contar el mundo y la vida propia.
   Somos observadores del mundo y la manera de observarlo depende de cuatro historias :
  Una historia personal: Nuestra manera de ver, nuestra mirada y nuestro lenguaje se adapta a esa percepción particular. Desde La Ontología del Lenguaje puede decirse que la identidad está asociada a la capacidad de generar sentido a través de nuestros relatos. En los relatos que hacemos de nosotros y de otros generamos lo que somos. Es decir, somos el relato que nosotros contamos de nosotros mismos.
  Desde esa perspectiva Ramírez Ospina define  la lectura “una reencarnación de la letra en mi propia mirada y el escuchar la resurrección de la palabra en mi propio lenguaje”. La Letra toma forma y es representada  por cada lector en los textos, en la vida.
  En la  entrada Coaching: leer la vida desarrollo  definiciones de lectura e interpretación que explican éstas proposiciones . Ver http://coachingymetaforas.blogspot.com/2011/06/coaching-leer-la-vida.html
  Una historia biológica o sensorial: percibimos con nuestros cinco sentidos: oído, vista, olfato, gusto y tacto. La manera de contar estará permeada por la manera de percibir. Al  tener predominio de uno de los sentidos nos expresamos desde él. Es decir visualizamos, olfateamos, tocamos o sentimos desde la piel, oímos, saboreamos las emociones y nuestros relatos se organizan desde ese predominio.
  Existen dos aspectos mencionados por Ramírez de singular interés para el lector. La memoria celular y los registros akásicos.
   La memoria celular nos acompaña con todo el aprendizaje del cuerpo a través de un discurso milenario. Somos la historia del hombre y en cada persona están los sedimentos de todo el proceso evolutivo de la humanidad. (222)
   La memoria genética es la memoria de nuestras células, memoria física, mental, emocional, espiritual que proviene de toda la experiencia de vida. Es la historia del individuo, de su familia, de su especie.
  El Registro akásico por su parte, tiene entre sus archivos el árbol genealógico de todas las vivencias del universo (222) El concepto de registro akásico es un tanto polémico por su rechazo de la comunidad científica y su ausencia dentro de la tradición religiosa del Hinduismo y Cristianismo. Sin embargo, goza de aceptación en ciertas prácticas religiosas. Se define el registro akásico como el libro de la vida, registro de todos los eventos, situaciones, pensamientos, emociones y acciones del ser.

   La tercera historia es la Cultural : Cada persona adquiere sentido en sus relaciones con la comunidad. Cada cultura es una manera de mirar y cada manera de mirar tiene una forma de contar y de dar significado.
   Dentro de un país, dentro de una región los habitantes tendrán diferentes maneras de mirar y contar. “El idioma de un pueblo es la lámpara de su karma” decía Don Ramón del Valle Inclán en su texto La Lámpara maravillosa (1916). Para Ramón Valle Inclán las palabras son matrices cristalinas y en ellas se aprisiona el recuerdo de lo que otros vivieron y nosotros ya no podemos ver por nuestra limitación mortal. Tomar las definiciones de Valle Inclán ,basadas en sus lecturas del espiritismo ,permite a Ramírez Ospina traer a su libro los aspectos de la espiritualidad desde una voz autorizada. En este caso un escritor español como Ramón Valle Inclán de formación en el ocultismo, gnosis y el esoterismo.
   La cuarta historia  es cósmica y nos relaciona con el universo. El lenguaje es la oración, la meditación, la humildad y la conciencia de que somos uno con el todo. Con palabras nos conectamos con los seres supremos de nuestras creencias religiosas y construimos nuestra historia.

Ramírez O,H. (2003) La Magia del Lenguaje.Medellin/Colombia. Editorial Termimpresos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario